La Carnitina

 

 

 

La Carnitina

 

 

 

La carnitina forma parte de las proteínas y es un aminoácido sintetizado por el organismo y en particular hígado y riñones.

Se puede encontrar en carnes, pescados y lácteos.

 Antiguamente también reconocida como vitamina B11, este aminoácido participa en el circuito vascular reduciendo niveles de triglicéridos y colesterol en sangre. Interviene además en el transporte de ácidos grasos hacia el interior de las células y aumenta la velocidad del proceso de generación de energía efectuado en el hígado a partir de grasas. Por tanto, disminuye el riesgo de depósitos grasos en el hígado relacionados con el abuso del alcohol.

 Su carencia se refleja en cansancio, debilidad muscular, sensación de mareos y confusión, como así también en anginas.

 

Suele ser recomendada a deportistas, personas con problemas cardíacos y con riesgos cardiovasculares.

La carnitina se sintetiza a partir de los aminoácidos lisina y metionina a nivel del hígado y de los riñones en nuestro organismo. El 90% de la misma se encuentra en las células cardíacas y del músculo esquelético.

También hay alimentos que son una buena fuente de esta sustancia, entre ellos: la carne, la leche, la levadura, los cacahuetes, la coliflor y el germen de trigo.

 


Funciones de la carnitina


Esta sustancia interviene en los procesos de obtención de energía a partir de las grasas.

En relación con el rendimiento deportivo, se ha demostrado que utilizar carnitina tiene  diversos efectos beneficiosos comprobados; aumenta de forma significativa la captación de oxígeno y la producción de energía.

Además de colaborar en la oxidación de las grasas, la carnitina tiene también otras funciones importantes:

- Actúa sobre el metabolismo de los aminoácidos ramificados en la desintoxicación amoniacal y en la producción de urea, áreas críticas para los deportistas profesionales.

- Interviene en la producción de Acetil-CoA, necesaria para fabricar Acetilcolina que es un neurotransmisor cerebral.

- Evita la pérdida de tejido muscular y estimula la secreción de hormona de crecimiento, ahorrando glucosa y glucógeno muscular, por lo que ayuda contra la fatiga.

 L.-Carnitina, es denominada la molécula devoradora de grasas, es un derivado aminoácido que constituye un cofactor esencial del metabolismo de los ácidos, actúa disminuyendo las tasas excesivamente elevadas de triglicéridos y de colesterol total del plasma, por mejoría del metabolismo lipídico.

Indicaciones: celulitis, debilidad muscular, deportes de alta competición.

 La carencia de L-Carnitina impide que las grasas sean transportadas a las centrales energéticas, donde son quemadas,. Este acumulo de grasas se traduce exteriormente en la llamada piel de naranja. . Por el contrario, cuanta más L-Carnitina haya, mas grasas se queman, y, por consiguiente, se adelgaza, se recuperan más energías y se resiste mejor el frío y el cansancio.

 

 

L-carnitina

Existe de forma natural en el organismo; su secreto reside en que acrecienta el consumo de las grasas y, por lo tanto, aumenta la resistencia al esfuerzo de ayudar a quemar  los lípidos acumulados en las células grasas. Para comprender mejor este cometido recordemos aquí el mecanismo de almacenamiento de los cuerpos grasos, que es la reserva energética más grande del cuerpo.

 

 

Durante las comidas, el exceso de alimentos ingeridos es transformado en el hígado en lípidos. Estos alimentos son transportados a continuación por la sangre hacia los tejidos adiposos de reserva en unas células de almacenamiento (los adipocitos). Cuando el organismo necesita energía, los adipocitos liberan las grasas, que son quemadas en las centrales energéticas de las células (las mitocondrias) y liberan así energía. La L-carnitina desempeña un papel esencial en esta última etapa, ya que es la que por sí sola garantiza el transporte, como vehículo de comunicación, de las grasas hacia esos centros de reconversión. Y estimula y regulariza  la combustión de las grasas al igual que un carburador.

Normalmente, la L-carnitina es sintetizada en el hígado y en el riñón.

En caso de carencias las grasas se acumulan en los tejidos adiposos y en las paredes de  las arterias, dando lugar a la aparición de michelines así como a la aterosclerosis. Por lo contrario, cuanta más L-carnitina haya, más grasas se queman y, por consiguiente, se adelgaza, se recuperan nuevas energías y se resiste mejor el frío y el cansancio. Todos estos mecanismos han sido puestos en evidencia por numerosos equipos de investigadores.

Los investigadores han demostrado que una carencia en L-carnitina puede provocar un exceso de almacenamiento de lípidos. De ahí el interés de tomar L-carnitina por vía oral. ¡y por supuesto, no esperemos milagros con ello!.

Han imaginado incluso un arma de doble acción contra los michelines: la asociación de cafeína y L-carnitina. El sistema entra dentro de la lógica, ya que la cafeína extrae  las grasas de los adipositos y la L-carnitina ayuda al organismo a quemarlas definitivamente en las centrales energéticas de las células: son el equipo perfecto. La L-carnitina está  muy próxima a la familia de las vitaminas (B1) . La produce el organismo a partir de dos aminoácidos (L-lisina y L-metionina), tres vitaminas (C, PP, y B 6) y un mineral (hierro). Estos seis elementos son todos  indispensables para su síntesis.

También podemos absorberla a través de píldoras o, simplemente, comiendo carne (sobre todo de cordero) y pescado. No hay riesgo alguno de sobredosis, ya que esta sustancia se elimina de forma natural.

La L- Carnitina juega también un papel importante en convertir las grasas almacenadas por el cuerpo en energía, controlando la hipoglucemia, energetizando el corazón, y reduciendo la angina de pecho.

Los deportistas de elite, consumen esta sustancia pues les es altamente beneficiosa.

También sirve de utilidad a personas con diabetes, enfermedades del hígado y del riñón.

El cuerpo sintetiza la L- Carnitina a partir de los aminoácidos esenciales L- Lisina y L- Metionina siempre que el cuerpo tenga suficientes vitaminas B-3, B-6 y C además de hierro.

El papel principal de la L- Carnitina es transportar las moléculas de grasa a la porción de la célula donde éstas son transformadas en energía. Si no tenemos L- Carnitina las grasas no se pueden quemar y empiezan a acumularse en las células y la sangre en forma de triglicéridos y grasas.

El corazón obtiene la mayor parte de la energía que necesita de las grasas y la transformación de éstas depende a su vez de la L- Carnitina. Su deficiencia puede causar gravísimas alteraciones metabólicas a los tejidos del corazón, por lo que su ingestión es buena para las personas con este tipo de dolencias además de incrementar la resistencia al ejercicio y esfuerzo físico de estos.

La L- Carnitina ha resultado ser útil a personas que necesitan mejorar el metabolismo de las grasas en problemas metabólicos de obesidad. La L-Carnitina también previene la acumulación de cetonas que causa "sangre ácida" durante las dietas de pérdida de peso. Esta alteración se denomina "cetosis" y puede poner en peligro la vida. Además la cetosis causa una importante pérdida de minerales como el potasio, calcio y magnesio.

La L- Carnitina es un suplemento muy eficaz para los atletas. Puesto que la energía se obtiene por una mayor utilización de las grasas esto puede llegar a producir una mejor síntesis de proteínas y crecimiento del músculo. La L- Carnitina prolonga el tiempo de ejercicio, previene la fatiga muscular, aumenta la oxigenación, mantiene la energía del metabolismo normal e incrementa la resistencia al estrés.

 

 

Nadal

 

 

La L-carnitina está de moda. Los deportistas dicen que aumenta su rendimiento, pierden grasa y la transforman en músculo.

La L-carnitina es una sustancia análoga a las vitaminas aunque no puede ser considerada como tal, ya que se sintetiza en el organismo a nivel del hígado y del riñón a partir de los aminoácidos lisina y metionina, además de vitamina B6, vitamina C y hierro.

Dietas deficitarias en lisina, metionina u otros nutrientes como niacina, vitamina B6 y vitamina C pueden originar un déficit en su producción.


 

 

 

 

 

Propiedades


Ayuda al mantenimiento del sistema circulatorio y del corazón ya que elimina el colesterol y potencia el músculo cardiaco ya que favorece la conversión de los ácidos grasos en energía. Hay médicos que la recomiendan en diferentes problemas cardiovasculares ya que puede favorecer su prevención o evitar recaídas.

Reduce los niveles de colesterol "malo" (LDL) y aumenta el colesterol "bueno" (HDL) y favorece la eliminación de los triglicéridos.

Favorece el tono muscular y da un mejor nivel de energía ya que ayuda a que los ácidos grasos penetren en la mitocondrias y así nuestro "motor" (nuestro cuerpo) obtenga la energía de un modo más fácil. Ideal pues en astenias o cansancio crónico.

Ayuda a controlar el peso ya que favorece la combustión de las grasas ayudando, en cambio, a crear masa muscular.

 


Fuentes alimenticias
 

El tempeh (proteína vegetal obtenido de la soja), lácteos, aguacate y carnes rojas.


¿Que diferencia hay con la Acetil L-Carnitina?
 

Es la forma acetilada de la L-carnitina.
La Acetil L-Carnitina se convierte entonces en un nutriente con una función diferente a la de perder peso. Ahora, al estar la L-carnitina acetilada, es capaz de atravesar la barrera sanguínea cerebral y hará un efecto antioxidante, especialmente sobre la materia gris del cerebro, que es muy grasa, ayudando a que no se oxide y degenere.

También potencia la actividad de la acetilcolina y ayuda a eliminar los residuos celulares del cerebro con la consiguiente mejora de su rendimiento.

Este efecto antioxidante también lo notan algunas personas en cuanto al nervio óptico. Parece retrasar su degeneración y esto es uno de los factores que más puede influir sobre nuestra calidad de vida.

 

 


Google

 


Tenis Iberoamericano

Artículos Entrevistas Nutrición Links Salud Técnica Torneos Editoriales