EL CORAZÓN

 

 

El corazón es el motor del cuerpo. Un músculo encargado de bombear la sangre por todo el organismo. Como si de un bailarín se tratara, el corazón depende del ritmo, de la elasticidad y de la agilidad para representar bien su papel y recibir los aplausos del público. Es el ritmo demasiado cadencioso el causante de una enfermedad que afecta a decenas de miles de personas cada año: la insuficiencia cardiaca.

 

El corazón es una potente bomba que bombea la sangre suficiente para atender a las necesidades del organismo. En la mayoría de las personas, el corazón realiza esta función latiendo alrededor de 60 a 70 veces por minuto, en situación de reposo, durante toda la vida de la persona.

En ocasiones, después de una lesión del corazón causada por una enfermedad (como ocurre después de un ataque cardíaco, una infección vírica o algunas otras enfermedades), esta acción de bombeo puede debilitarse. El corazón es entonces incapaz de suministrar sangre suficiente para cubrir las necesidades del organismo y surge una insuficiencia cardiaca.

 

Norman

Magnus Norman, (ex-top ten) operado del corazón en el ´98

 

¿Cómo funciona el corazón?

La sangre entra en el lado izquierdo del corazón procedente de los pulmones, donde se ha "recargado" de oxígeno.

A continuación, la sangre se bombea a todo el organismo y transporta nutrientes y oxígeno a todos los tejidos del organismo, y también sustancias de desecho al hígado y los riñones para su excreción. Después vuelve al lado derecho del corazón para ser bombeada de nuevo a los pulmones y cargarse otra vez de oxígeno.

 

SÍNTOMAS DE LA INSUFICIENCIA CARDIACA

 

Cansancio superior al habitual, debido a que los músculos no obtienen toda la sangre rica en oxígeno que necesitan.

Falta de aliento al hacer ejercicio físico. Con el ejercicio el corazón bombea con más energía para suministrar sangre extra a los músculos que están trabajando. En caso de insuficiencia cardiaca, el corazón no es capaz de extraer toda la sangre de los pulmones, por lo que estos se congestionan, haciendo difícil la respiración. En ocasiones, el enfermo de insuficiencia cardiaca puede despertarse notando falta de aliento, o notar la falta de aliento estando tumbado. En esta posición, parte del líquido extra que ha estado en los tejidos vuelve a la circulación sanguínea y puede almacenarse en los pulmones.

Hinchazón de los pies y los tobillos, ya que, cuando se retarda el flujo de sangre el organismo retiene más agua.

Aumento de las micciones nocturnas. Esto también se debe al líquido extra que vuelve a la circulación sanguínea durante el reposo.

Aumento de la frecuencia de los latidos del corazón.

 

Las personas que padecen insuficiencia cardiaca casi siempre mejoran al combinar cambios del estilo de vida y una medicación. Su médico seleccionará el tratamiento más apropiado para usted y procurará eliminar el exceso de líquido que causa la hinchazón de pies y tobillos, lo que también permite respirar con más facilidad. Para mejorar la circulación sanguínea es habitual recetar fármacos que ensanchan las arterias, lo que permite un flujo de sangre más fácil y reduce el trabajo a que se ve sometido el corazón.

 

 

 

Recomendaciones contra la insuficiencia cardiaca

 

  • Reducir el consumo de sal. La sal hace que el organismo retenga líquidos. Es conveniente leer atentamente las etiquetas de los alimentos, muchos alimentos preparados contienen sal.
  • Pesarse con regularidad. Una ganancia rápida de peso puede significar que está reteniendo demasiada agua.
  • Descansar. En caso de síntomas más graves deben aumentarse los periodos de descanso. El reposo reduce las demandas del corazón.
  • Practicar ejercicio con moderación. Caminar, nadar y montar en bicicleta son buenos ejercicios, pero sin excederse. Es conveniente evitar los ejercicios que causen falta de aliento o mareo, así como consultar con el médico un programa de ejercicios.
  • Evitar el estreñimiento. Es conveniente aumentar el contenido de fibra de en las dietas.
  • Limitar el consumo de alcohol y dejar de fumar. El alcohol en exceso es nocivo para el corazón. La nicotina hace que los vasos sanguíneos se estrechen y, por tanto, que el corazón deba realizar un mayor esfuerzo.

 

 

Escapar de la sal

En los pacientes con insuficiencia cardiaca leve se puede obtener una considerable mejoría de los síntomas simplemente reduciendo la ingestión de sodio, sobre todo si esta medida se acompaña de periodos de reposo físico. Una dieta normal contiene de 6 a 10 gramos de cloruro sódico; esta cantidad se puede reducir a la mitad simplemente eliminando los alimentos ricos en sal y quitando el salero de la mesa. Una disminución de esta cantidad aproximadamente a la cuarta parte de lo normal puede lograrse si, además, se omite la sal al cocinar.

En los pacientes con insuficiencia cardiaca grave, en los que la ingestión de cloruro sódico debe reducirse a 500 y 1000 miligramos hay que eliminar la leche, el queso, el pan, los cereales, las verduras y sopas preparadas, algunos tipos de fiambre de carne con sal y determinados vegetales frescos, entre ellos las espinacas, el apio y la remolacha. Se permiten diversas frutas frescas, verduras, leche y pan especialmente elaborados y sustitutos de la sal. La ingestión de agua no debe restringiese salvo en los casos más graves de insuficiencia cardiaca.

También se debe atender al contenido calórico de la dieta. Las calorías se deben restringir en los enfermos obesos con insuficiencia cardiaca. Por otro lado, en los pacientes con insuficiencia cardiaca grave y caquexia cardiaca, se debe mantener, en la medida de lo posible, la ingesta de nutrientes y evitar las deficiencias calóricas y vitamínicas.

El tratamiento de la insuficiencia cardiaca comprende reposo, oxigenación, corrección de las arritmias, medidas para mejorar la contractilidad miocárdica, diuresis y reducción de la precarga y de la postcarga.

 

 

Una de las complicaciones más peligrosas, y más frecuente, es el edema agudo de pulmón. Es una manifestación de la insuficiencia del ventrículo izquierdo aguda secundaria al inicio brusco de hipertensión venosa pulmonar.

 La elevación súbita de la presión de llenado del ventrículo izquierdo provoca el rápido desplazamiento del líquido plasmático, a través de los capilares pulmonares, hacia el interior de los espacios intersticiales y de los alveolos.

El paciente presenta disnea intensa (cansancio extremo), cianosis (color azulado), taquipnea, hiperpnea, inquietud, ansiedad y sensación de asfixia.

 

Factores a controlar

Entre los factores contribuyentes que deben buscarse y controlarse en el cuadro de la insuficiencia cardiaca se incluyen:

  • Enfermedades infecciosas
  • El hipertiroidismo
  • Las arritmias
  • La anemia
  • La ingesta excesiva de sal o de alcohol
  • La hipertensión
  • El aumento de la temperatura ambiente

 

 

 

 

 

Son también frecuentes la palidez y la diaforesis. El pulso puede ser filiforme y en ocasiones es difícil medir la presión arterial. Los movimientos respiratorios son laboriosos.

 


Tenis Iberoamericano

Artículos Entrevistas Nutrición Links Salud Técnica Torneos ¡Bola!